Enriquecimiento ambiental y bienestar animal

Uno de los mayores retos que nos enfrentamos en el Parque Zoológico de Córdoba es proveer el adecuado manejo, mejor cuidado, bienestar social, físico y psicológico a nuestra colección animal, para ello desarrollamos un Plan de Enriquecimiento Ambiental.

¿Qué es enriquecimiento ambiental?

Es una técnica para mejorar el medio ambiente en el que se encuentran los animales, al proporcionar distintas opciones de entretenimiento que les permitan desarrollar el comportamiento propio de su especie, tener cierto control de sus vidas, eliminar la frustración y el aburrimiento, ya que hace el medio ambiente más interesante y permite a los animales estar más activos.

¿Con qué contamos?

Para desarrollar un plan de enriquecimiento dinámico y efectivo se requiere de un trabajo en equipo, el cual se compone de: toda la plantilla del zoológico, las colaboraciones de alumnos de prácticas de las facultades de Ciencias y de Veterinaria, los visitantes que desarrollan los talleres educativos de enriquecimiento ambiental y con el público en general, implicándose en su correcto desarrollo y favoreciéndose el bienestar animal.

Los materiales empleados para el enriquecimiento son reciclados contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

¿Qué tipos de enriquecimiento hay?

  • Alimenticio: se juega con las texturas, distribución, colocación, frecuencia, presentación y variedad de alimentos.
  • Sensorial: auditivo, olfativo, táctil, gusto y visual.
  • Ocupacional: entrenamiento y juegos.
  • Social: específico siguiendo los modelos de la composición de los grupos sociales en la naturaleza e individual personalizado.
  • Físico: mobiliario de las instalaciones, vegetación, temperatura, sustratos, etc.

¿Como puedes tú colaborar?

Siguiendo las normas del Zoológico una de las cuales es muy importante para la salud y el bienestar de los animales, por favor no les des de comer. Ayúdanos cuando les proporcionemos algún enriquecimiento.

No golpees los cristales para llamar su atención. Imaginaros que vivís en una planta baja y cada vez que pasa alguien por la acera, que no conocéis, golpeara vuestra ventana, poneros en su lugar.