Project Description

Cabra Montés

Capra pyrenaica

La cabra montés o cabra hispánica es un bóvido de menor tamaño que un ciervo y de complexión fuerte y robusta, siendo la hembra más pequeña y delgada que el macho. Su pelaje, de color pardo grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, varía a lo largo del año.

Es representativa la gran cornamenta que posee el macho, sin ramificar y desviada ligeramente hacia atrás, la cual junto con una larga barba y una mayor extensión de manchas negras, lo diferencian de la hembra. Estos ejemplares poseen un gran sentido del olfato y del oído.

Son animales que se desenvuelve por igual de día y de noche, aunque sus máximas horas de actividad se localizan por la mañana y a finales de la tarde, cerca del crepúsculo, siendo en verano más nocturnas.

La cabra montés es sociable y muy gregaria, formando grupos numerosos bien de hembras y crías o bien de machos, aunque a menudo pueden cambiar de manada.

Estos animales no migran, pero pueden realizar largos viajes erráticos durante el invierno.

Es una especie polígama, caracterizada por los violentos combates de los machos por el control del harem de hembras. Para ello se alzan sobre las patas traseras, entrechocando las cuernas al caer. El vencedor abandona el harem después de las cópulas.

Una vez que las crías se van haciendo adulta, las hembras se quedarán en el grupo de las madres y los machos lo abandonarán para unirse a otros machos.

Características

– Número de crías:

Suelen tener un mínimo de 1 y un máximo de 2 crías.

– Periodo de gestación:

Tardan entre unos 150 y 160 días en realizar el período de gestación.

– Longitud y peso:

Altura a la cruz: 60 – 80 cm

Longitud: 100 – 125 cm

Peso: 30 – 50 kg

Familia:

Pertenece a la familia de los Bovidae (Artiodactyla).

– Estado de conservación:

– Localización:

Información básica

DIETA

Animal herbívoro de la categoría de los rumiantes cuya dieta es predominantemente herbácea, aunque en invierno se torna más arbustiva.

HÁBITAT

Habita bosques y extensiones herbáceas de alta y media montaña de la Península Ibérica.

LONGEVIDAD

Pueden vivir hasta 15 años en la naturaleza, llegando a alcanzar los 20 años bajo cuidado controlado por humanos en instalaciones zoológicas.

¿Sabías que?

Están dotadas para andar entre rocas y saltar por paredes casi verticales o incluso hielo gracias a que sus pezuñas, totalmente impermeables, tienen un diseño perfecto, con una superficie antideslizante que les impide resbalar y unas puntas duras y agudas que se agarran perfectamente a las grietas y resquicios de las rocas.

En invierno cuando la comida escasea pueden llegar a excavar en la nieve para acceder hasta la vegetación.