Project Description

JIRAFA de Rothschildi

Giraffa camelopardalis rothschildi

Las jirafas son rumiantes que se caracterizan por gran altura, poseyendo un largo cuello y unas patas delanteras más largas que las traseras que les permiten alcanzar las hojas más altas de los árboles inaccesibles para otros herbívoros.

Su pelaje es de color amarillo con grandes manchas irregulares de color pardo claro y oscuro, lo que le permite poder mimetizarse en la sabana, evitando ser vistas por posibles depredadores.

Se mantienen activas al atardecer y por la mañana temprano descansando el resto del día. Tienen desarrollados los sentidos de la vista y del oído, pero tiene un escaso sentido del olfato. Su gran tamaño aumenta su rango de visión.

Se defienden principalmente huyendo o manteniéndose en grupos protegiendo a las crías, pudiendo golpear a sus atacantes con su cabeza o cuello y patas.

Suelen ser solitarias, pero pueden agruparse en pequeños grupos creando también guarderías donde algunos adultos se quedan cuidando de las crías mientras otros se alimentan o beben.

Características

– Número de crías:

Tienen una cría por gestación.

– Periodo de gestación:

Tardan entre unos 440 y 460 días en realizar el período de gestación.

– Longitud y peso:

Machos:
Longitud: Cuerpo: 360– 400 cm (+ 90- 110 cm cola); Altura: 550 – 610 cm; Peso: 950 – 1300 kg.
Hembras:
Longitud: Cuerpo: 340 – 380 cm (+ 80- 100 cm cola); Altura: 450 – 560 cm; Peso: 850 – 1100 kg.

– Familia:

Pertenece a la familia de los jiráfidos (Giraffidae).

– Estado de conservación:

– Localización:

Información básica

DIETA
 Herbívora, alimentándose principalmente ramoneado hojas y frutos de árboles como las acacias.
HÁBITAT

Las jirafas viven en planicies de sabanas, pastos y bosques abiertos de acacias de Sudán meridional, Uganda septentrional y Kenia occidental.

LONGEVIDAD

Pueden vivir hasta 15 años en la naturaleza, llegando a alcanzar los 28 años bajo cuidado controlado por humanos en instalaciones zoológicas.

¿Sabías que?

Debido a su largo cuello y para mantener el flujo de sangre al cerebro, el corazón de las jirafas tiene aumentado su tamaño, llegando a pesar más de 10 kg, generando así cerca del doble de presión sanguínea que otro animal de tamaño similar.

La jirafa de Rothschild es la única subespecie con cinco osiconos o cuernos. Asimismo es la subespecie con mayor peligro de extinción existiendo tan sólo unos cientos de ejemplares en estado salvaje.