Project Description

Pecarí de collar

Dicotyles tajacu

De morfología similar a la de un jabalí, poseen un cuerpo robusto y la cabeza grande, su pelaje es negro o gris con una línea blanca alrededor del cuello. Dicho pelaje es más grueso y largo en el dorso.

Las crías son de color café rojizo durante los primeros 3 meses de vida, lo que les ayuda a mimetizarse con el entorno para evitar ser descubiertas por depredadores.

En el lomo tiene una cavidad glandular que secreta un aceite de olor almizclado, que utilizan tanto para ser identificados en el grupo y marcar el territorio frotándose con troncos y rocas, como cuando se sienten alarmados, lo cual acompañan con el erizado de sus cerdas.

Los pecarís de collar son animales nómadas diurnos, que durante la noche suelen dormir en madrigueras o bajo las raíces de los árboles. No obstante, durante el verano, debido a las altas temperaturas, suelen ser más activos durante la noche, refugiándose del sol en cuevas y entre los arbustos.

Son animales sociales que viven en grupos de 4 a 20 miembros, liderados por un macho dominante que es quien se encarga de las montas. El resto de machos no están obligados a abandonar el grupo, aunque no pueden acercarse a las hembras durante el celo.

Características

– Número de crías:

Suelen tener un mínimo de 1 y un máximo de 4 crías.

– Periodo de gestación:

Tardan entre unos 135 y 140 días en realizar el período de gestación.

– Longitud y peso:

Altura: 40 – 50 cm

Longitud: 70 – 110 cm

Peso: 20 – 40 kg

– Familia:

Pertenece a la familia de los Tayassuidae (Artiodactyla).

– Estado de conservación:

– Localización:

Información básica

DIETA

Es un animal omnívoro que se alimenta de frutos, tubérculos, pastos y algunos animales invertebrados y pequeños vertebrados.

HÁBITAT

Habita en sabanas, pastizales y bosques tropicales desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina.

LONGEVIDAD

Pueden vivir hasta 12 años en la naturaleza, llegando a alcanzar los 18 años bajo cuidado controlado por humanos en instalaciones zoológicas.

¿Sabías que?

Poseen unos pequeños colmillos rectos que sobresalen por ambos lados de su largo hocico y que se afilan solos cuando abren y cierran su boca. Estos les sirven como instrumentos de defensa. Chasquean también muy rápido los dientes, produciendo un sonido de castañuelas para asustar a sus enemigos.

Los pecarís de collar suelen emitir muchos ruidos, como “ladridos”, gruñidos, ronroneos, tosidos, entre otros, para comunicarse. Esto se debe a que tienen un muy buen sentido del oído, pero un mal sentido de la visión, por lo que dependen de sus vocalizaciones para estar en contacto permanente con el resto de integrantes del grupo.