Project Description

Tapir amazónico

Tapirus terrestris

El tapir amazónico es un animal de constitución robusta y compacta, con un pelaje es de color marrón oscuro. Poseen unas orejas pequeñas, redondeadas y con las puntas de color blanco, y una pequeña cola de apenas 8 centímetros.

Una característica peculiar de esta especie es su probóscide o pequeña trompa, la cual es larga, flexible, prensil y cubierta de vibrisas o pelos sensibles. Esta pequeña trompa tiene funciones olfativas, pero también actúa a modo de dedo, permitiéndoles alcanzar hojas y brotes demasiado altos.

Son animales de hábitos solitarios, agrupándose solo durante la época de reproducción, aunque se muestran pacíficos con el resto de sus congéneres.

Su actividad es principalmente nocturna, manteniéndose durante el día escondidos entre la vegetación, de la que solo salen  a tomar baños de agua y de barro,  para eliminar los parásitos de la piel. Son animales tímidos y silenciosos, lo que los convierte en difíciles de ver en estados salvaje.

El tapir amazónico es también un excelente nadador y buceador, pasando mucho tiempo dentro del agua, aunque también se mueven velozmente por tierra.

Características

– Número de crías:

Suelen tener 1 cría.

– Periodo de gestación:

Tardan entre unos 395 y 420 días en realizar el período de gestación.

– Longitud y peso:

Altura: 75 – 120 cm

Longitud: 180 – 250 cm

Peso: 180 – 300 kg

– Familia:

Pertenece a la familia de los Tapiridae (Perissodactyla).

– Estado de conservación:

– Localización:

Información básica

DIETA

De alimentación herbívora, se nutre básicamente de hierba, vegetación acuática, hojas, brotes tiernos y fruta caída al suelo de la selva.

HÁBITAT

Vive en selvas lluviosas y en los bosques húmedos más abiertos, preferentemente en lugares cercanos a ríos y zonas pantanosas, distribuyéndose desde el sur de Venezuela y Colombia hasta el sudeste de Brasil, norte de Argentina, Paraguay, este de los Andes.

LONGEVIDAD

Pueden vivir hasta 30 años en la naturaleza, llegando a alcanzar los 35 años bajo cuidado controlado por humanos en instalaciones zoológicas.

¿Sabías que?

A diferencia de los adultos, la coloración de las crías tiene manchas y rayas blancas, en apariencia muy vistosas, pero que en realidad les ayudan a camuflarse perfectamente entre la vegetación cuando se quedan inmóviles ante cualquier peligro.

Los sentidos más desarrollados son el oído y el olfato, siendo la vista la menos desarrollada, lo que les lleva a ser casi incapaces de percibir enemigos inmóviles.